637 065 627 / 695 14 35 34

637 065 627 / 695 14 35 34

vermiduero

Cromatografía de suelos y su uso para analizar la calidad del terreno

CROMATOGRAFÍA DE SUELOS

La cromatografía es un método de separación física de los componentes de una mezcla. Se trata de un conjunto de técnicas muy variadas, pero en todas ellas hay una fase móvil (una muestra constituida por una mezcla que contiene el compuesto deseado en el disolvente), que pasa a través de una fase estacionaria sólida. Los componentes de la muestra interaccionan en distinta forma con la fase estacionaria, atravesándola a diferentes velocidades, y separándose en el tiempo.


La cromatografía aplicada al estudio de los suelos es una técnica desarrollada por E. Pfeiffer (1899-1961). Nos permite tener un análisis cualitativo del terreno, recreando de forma sencilla el suelo y lo que sucede en él a través de una imagen. A través de sus formas, colores e interrelaciones nos ayuda a determinar la presencia de microorganismos, minerales y materia orgánica, así como su grado de actividad e interacción entre ellos.

El cromatograma muestra la interacción de los factores biológicos, químicos y físicos entre ellos y con el medio. Esta interacción nos muestra el grado de calidad que posee el suelo, y si cada uno de los factores esta en armonía con los demás. Además, resulta una herramienta útil y sencilla para evaluar la calidad del compost, biofertilizantes…

Según Pfeiffer, “un suelo vivo tiene una cara muy diferente a la de un suelo muerto”.

El cromatograma se divide por zonas, que corresponden a diferentes espacios del recorrido de los compuestos presentes en la muestra de suelo analizado. 

En un suelo sano, las diferentes zonas deben mezclarse o integrarse con la siguiente, señalando la unión de los componentes mencionados, hasta llegar a la zona externa, donde se aprecia todo el proceso de humificación, a partir de los componentes minerales, materia orgánica y microbiología.

En un suelo dañado, por el contrario, las diferentes zonas se muestran claramente divididas y aisladas unas de otras.

En cuento a los colores, los cromatogramas de suelos sanos son de tonos amarillos, dorados, anaranjados, rojizos o cafés claros; mientras que en suelos destruidos y/o contaminados, tenemos colores oscuros, negros, grises y verdes oscuros .



La cromatografía de suelos no reemplaza los análisis clásicos de laboratorio y suelos, sino que ofrecen una información adicional que facilita su interpretación y la comprensión del estado de nuestros suelos.

Ejemplos de cromatogramas de suelos saludables y equilibrados en condiciones ideales de formación de humus permanente. Con buena estructura, resistente a la erosión; alta actividad biológica, y trabajado constantemente con abonos orgánicos y biofertilizantes.

Ejemplos de cromatogramas de suelos completamente destruidos y contaminados. Sin estructura, compactado, sin presencia de materia orgánica, ninguna actividad biológica. Manejado sin ninguna cobertura y expuesto constantemente al sol con aplicación de insecticidas y herbicidas.

Compartir

Más posts

Déjanos un mensaje

Suscríbete a nuestra newsletter y recibe un cupón descuento del 5%

Estarás informado de nuestras últimas noticias, novedades y descuentos exclusivos

Abrir chat
Hola
¿En qué puedo ayudarte?