637 065 627 / 695 14 35 34

637 065 627 / 695 14 35 34

vermiduero

CÓMO CUIDAR DE NUESTAS LOMBRICES (II)

CÓMO CUIDAR DE NUESTRAS LOMBRICES (II)

LA ALIMENTACIÓN DE NUESTRAS LOMBRICES

Cuando nos iniciamos en el mundo de la lombricultura, es muy común que nos surjan dudas, sobre todo acerca de cuál es la mejor manera de alimentar y cuidar a nuestras lombrices, y cómo conseguir tener una población densa y sana.

El número de lombrices que se encuentren en un determinado lugar va a ser proporcional a la cantidad y la calidad del alimento del que dispongan. Cuando manejamos una vermicompostera, somos nosotros los responsables directos de alimentar correctamente a nuestras lombrices, cosa que se consigue siguiendo unas directrices básicas:

  • Un exceso de comida puede ser letal para ellas, ya que podrían producirse un incremento de la temperatura, que les causaría la muerte en caso de superar los 35ºC. 

Es importante ir añadiendo material orgánico regularmente, adaptando las cantidades según el número de lombrices que tengamos en la vermicompostera.

Las lombrices no pueden ingerir directamente los alimentos (no tienen una boca con dientes al uso), sino que absorben las sustancias que se van liberando a medida que los hongos y bacterias descomponedoras lo van procesando. Para acelerar este proceso, resulta útil añadir el alimento lo más troceado posible.

  • Ante la falta de comida, en cambio, las lombrices podrán digerir varias veces los restos orgánicos, hasta que finalmente inicien un proceso de ayuno en el que reducirán su tamaño, y las más débiles morirán. 

Si vamos a pasar un tiempo sin poder cuidar de nuestra vermicompostera, lo ideal sería añadir alimento en cantidad algo superior, aunque sin pasarnos, antes de irnos. Es preferible que pasen hambre a que se produzca una elevación de temperatura.

  • Una dieta óptima para las lombrices es aquella con una relación carbono/nitrógeno equilibrada. Para conseguirlo, debemos asegurarnos de ir mezclando materiales frescos y verdes (ricos en nitrógeno), con otros secos, leñosos, de color marrón (ricos en carbono)

Como materiales ricos en nitrógeno podríamos nombrar: restos de frutas y hortalizas de la cocina, hierba, estiércol…

Como materiales ricos en carbono encontramos: hojas secas, paja, papel, cartón…

  • Por último, es vital conocer qué materiales no les gustan a las lombrices, e incluso pueden resultar dañinos para ellas.

Materiales que podemos utilizar: restos de frutas y hortalizas, papeles y cartones sin tinta, bolsitas de té, café molido, cáscaras de huevo (trituradas y en poca cantidad)…

Materiales perjudiciales: carne, pescado, alimentos cocinados, alimentos ácidos (naranja, limón, cebolla), plástico, vidrio, metal.

Si sigues estos consejos, verás cómo tus lombrices se encuentran en un estado estupendo, trabajando duro para proporcionarte el mejor abono, humus de lombriz 😉

Compartir

Más posts

Déjanos un mensaje

Suscríbete a nuestra newsletter y recibe un cupón descuento del 5%

Estarás informado de nuestras últimas noticias, novedades y descuentos exclusivos

Abrir chat
Hola
¿En qué puedo ayudarte?